Publicado el: 10/04/2020 10:17 Hs.

Bajante extraordinaria del Paraná: Hasta cuándo puede durar esta situación

La ausencia de lluvias en Brasil ha llevado al Río Paraná a marcas más que preocupantes que en muchos sectores imposibilita la circulación de buques de cargas. Los pronósticos indican que la situación podría comenzar a normalizarse hacia la segunda quincena de abril. 

COMPARTE:
Así está el río a la altura del Club Náutico de San Pedro

A raíz de la bajante, salieron a la luz bancos de arena, embarcaciones hundidas, la manta protectora del túnel subfluvial que une las capitales de Entre Ríos y Santa Fe. En Paraná, Entre Ríos, personal municipal debió trabajar para que funcione la planta potabilizadora.

En Misiones y como consecuencia de esta bajada, las Cataratas del Iguazú atraviesan una de las peores sequías de su historia y eso se ve reflejado de manera evidente en los diversos saltos, algunos de los cuales desaparecieron completamente.

En San Pedro, la medición de este viernes 10 es de 0,64, con tendencia a la baja; en Baradero, 0,70; Ramallo, 0,65. En muchas zonas, el caudal impide la circulación de los buques de carga y en principio se espera que recién para la segunda quincena de abril puedan comenzar a normalizarse las lluvias.

La Bolsa de Comercio de Rosario, informa el portal Infocampo, viene siguiendo el tema de cerca, considerando el impacto que esta condición atípica del río (Ver Alturas Hidrométricas) está ocasionado sobre la comercialización de granos en plena cosecha de maíz y soja.

“El actual contexto obedece a la falta de lluvias que prevalece en la región sur sureste de Brasil. El ‘corte’ en las precipitaciones se da principalmente en la región comprendida por los estados de San Pablo, Mina Gerais y Mato Grosso do Sur, a partir de enero, profundizándose en los últimos dos meses, febrero y marzo“, manifiesta el análisis de la entidad.

De acuerdo a la descripción del escenario actual, una fuerte estabilidad estructural de la atmósfera lo cual promueve muy buenas condiciones de tiempo en el corto plazo e inhibe sistemas precipitantes de importancia. En este contexto, las lluvias esperadas hasta el 15 de abril en la zona citada muestra máximos esperados de 30 a 40 milímetros. 

Sin embargo, a partir de la segunda quincena del mes se espera un pulso húmedo el cual, lentamente, puede llevar hacia un régimen de mayor normalidad, dice el departamento climático de la Bolsa. Para ese momento, en San Pablo, Mina Gerais y Mato Grosso do Sur, las lluvias esperadas rompen la barrera de los 100 milímetros e inclusive con picos de más de 200 milímetros, por eso el regreso a la normalidad es poco alentador hasta bien entrada la segunda quincena de abril.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.