Publicado el: 24/03/2015 16:23 Hs.

Ratificaron la condena a médico municipal que abusó de su propio hijo

El profesional de la salud de 50 años trabaja en centros de salud de San Pedro y una localidad. El 29 de julio de 2013 fue condenado a tres años de prisión de ejecución condicional, es decir, en libertad. Casación ratificó el fallo tras una apelación de la defensa. Además la justicia lo investiga por estafa ya que habría falsificado el recibo de sueldo para disminuir el costo de la manutención de su hijo. En 2013 la Mesa Local de Violencia y Abuso pidió que el Municipio lo controle, ya que mantiene contacto permanente con menores de edad.

COMPARTE:
Abuso de menores. Imagen Ilustrativa

El pasado 18 de junio el Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires ratificó la condena al médico municipal de 50 años que abusó sexualmente de su propio hijo. El menor apenas tenía un año y medio, y los abusos se reiteraron hasta los cuatro años, primero en la vivienda en la que compartía con su expareja y madre del menor y continuaron tras la separación.

Para el Tribunal integrado por Víctor Horacio Violini y Ricardo Borinsky, el acuerdo en juicio abreviado pactado entre el imputado y el Fiscal Hernán Granda "implicó la aceptación de la validez de los elementos de prueba colectados, tal como fueron valorados en la sentencia". El profesional, agente municipal de Legajo Nº 30.059, fue condenado el 29 de julio de 2013 tras cuatro años de proceso judicial.

Es decir que, pese al recurso de casación presentado, el profesional médico al aceptar la instancia de juicio abreviado y pautar una condena en ejecución condicional (para no quedar detenido en una Unidad Penal) reconoció haber abusado sexualmente de su hijo. Esto fue determinante para el Tribunal a la hora de ratificar la condena. También significó un reconocimiento para la madre del pequeño que luchó durante cuatro años para que la justicia condene a su expareja por el abuso de su hijo.

La ratificación de la sentencia fue notificada a la querella el pasado 18 de marzo. Exactos nueve meses después del fallo y apenas 4 meses antes de cumplirse los dos años en los que el sujeto debía "abstenerse de mantener contacto con la víctima" (dos de los tres años de condena).

El condenado médico atraviesa además un proceso judicial por Falsedad Ideológica de Instrumento Público por presunta falsificación del recibo de sueldo entre 2010 y 2012 para girar "170 pesos menos" de los que debía entregar a la madre del menor, por la manutención del pequeño (ver más abajo)

¿Quién controla al médico municipal?

Tres veces a la semana el profesional brinda atención en un Centro de Salud de un barrio de la ciudad, mientras que los días martes atiende pacientes en una de las localidades. Nadie está exento, ni chicos, ni adultos y es que la condena no le impidió continuar cumpliendo con sus tareas.

En 2013 la por entonces Concejala Noemí Bordoy presentó un proyecto de resolución en el que solicitó a la Municipalidad que "como empleador del Agente Legajo Nº 30.059, asegure dar cumplimiento estricto de la Ley y tome las medidas conducentes a prevenir y/o evitar, todo daño que éste pudiese infligir a terceros".

En ese documento la actual vocera de la Mesa local de Violencia y Abuso Infantojuvenil exigió a la Municipalidad que “como Empleador del Agente enunciado” informe “al Colegio de Médicos del distrito, de todo lo concerniente a este profesional, ya que estaría contrariando además las normas del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires y su Código de Ética”. El reglamento del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires inhabilita de ejercer a quien está procesado por delito e incluso puede exigir que se le retire la matrícula. En este caso puntual existe un agravante mayor que un proceso judicial: el médico reconoció el delito, fue condenado, Casación dejó firme la sentencia, pero continúa trabajando.

"Por 170 pesos miserables"

Así lo refirió una persona cercana a la causa en diálogo con Visión Regional. Es que el médico, además de ser condenado por el abuso sexual de su hijo, afronta una causa penal que tramita en la UFI N° 8 de Baradero, a cargo de Hernán Granda, por presunta falsificación de documentación pública.

Los montos plasmados de manera "numérica" en los recibos de sueldo del profesional presentados ante las autoridades competentes y que están en manos de la justicia, no coincidían con el monto descripto en el mismo recibo. Es decir, si su sueldo en números era, por ejemplo, de "$ 7.000", en el mismo recibo, más abajo, la descripción aseguraba que eran "Pesos ocho mil....". Un detalle que el imputado, evidentemente, no tuvo en cuenta.

El propio Hernán Granda, titular de la UFI N° 8 de Baradero, confirmó la existencia de la causa que tramita en la fiscalía a su cargo. El estamento judicial solicitó a la Municipalidad de San Pedro copia de los recibos originales para determinar si existió, o no, la falsificación de la documentación.

El médico, acusado de estafa y condenado por abuso, habría sido citado a declarar al menos en tres oportunidades, la última el pasado miércoles. Por distintos motivos, argumentados por el doctor Gotardo Migliaro (defensor del imputado), no se presentó ante los funcionarios judiciales por lo que nuevamente la audiencia fue reprogramada.

Si la justicia encuentra penalmente responsable al médico por la falsificación de documentación pública, delito (excarcelable) por el que podría ser condenado a una pena de entre uno y seis años de prisión, ambas condenas podrían sumarse y el profesional podría ser encarcelado.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.