Publicado el: 21/05/2020 08:19 Hs.

Semana mundial por un Parto Respetado

*Por Cecilia Sciarra
Profesora de Yoga Integral, Puericultora, Doula, Masoterapeuta, Mujer y Madre.

COMPARTE:

La Semana Mundial por un Parto Respetado se creó en 2004 con el objetivo de visibilizar el modo en que se acompañan los nacimientos en todo el mundo y exigir el cumplimiento de los derechos vinculados a esto.

Un DERECHO, no es lo que alguien te debe Dar sino LO QUE NADIE TE DEBE NEGAR.
En Argentina ese mismo año se sanciona la Ley Nacional 25.929, que establece y garantiza los Derechos de las madres, y los niños, y sus familias al momento del trabajo de parto, parto y posparto

La ley 25.929 es una Ley Nacional, que expresa fundamentalmente el Derecho de toda mujer a:

  • Ser protagonista de su parto
  • Ser considerada una persona sana
  • Decidir lo que necesita en cada momento
  • Decidir qué se hace sobre su cuerpo
  • Ser informada de todo lo que ocurre
  • Elegir con libertad una compañía de sus afectos
  • Elegir la posición durante el transcurso del trabajo de parto y durante el parto
  • Expresar sus emociones
  • Efectuar los rituales que acostumbra su cultura
  • Ser respetada en su intimidad

Asimismo, expresa el Derecho de todo recién nacido a:

  • Ser tratado en forma respetuosa y digna
  • No ser sometido a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia sin consentimiento de sus representantes legales
  • Ser internado junto a su madre

Violencia obstétrica

La Violencia obstétrica es "aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929". (Ley de Derechos de Padres e Hijos en el Proceso del Nacimiento.)

Si mientras estábamos internadas en la clínica u hospital, con contracciones de trabajo de parto, el personal de salud hacía comentarios irónicos, descalificadores o en tono de chiste acerca de nuestro comportamiento…

Si las madres somos tratadas de manera irrespetuosa, usando diminutivos para hablarnos (gordita, mamita, hijita)…

Si somos criticadas por expresar nuestros sentimientos, manifestar nuestros miedos… 

Si se ejercen sobre nosotras o nuestros bebés, procedimientos rutinarios sin pedirnos consentimiento. (enemas, rasurado de genitales, rotura artificial de bolsa, administración de medicamento, el famoso “goteo” para apurar el parto, maniobra de Kristeller, episiotomía, raspajes, tactos innecesarios, corte inmediato de cordón, separación innecesaria de nuestro bebé), cesárea innecesaria… (y la lista sigue)

Si no nos permiten llorar, jadear, o gritar…

Si no se nos permite beber agua o jugo, o comer lo que nos pide nuestro cuerpo…

Si se nos obliga a permanecer inmóviles o acostadas cuando NO hay riesgos reales…

Si no se nos permite estar acompañadas de nuestras personas de confianza…

Si después del parto sentimos que NO estuvimos a la altura de lo que se esperaba de nosotras, si sentimos que “no habíamos colaborado”…

Si sentimos que la experiencia de la atención en el parto nos hizo sentir vulnerables, culpables o inseguras

Si alguna de estas afirmaciones, concuerda con nuestra experiencia, quiere decir que fuimos víctimas de violencia obstétrica.

¿Queremos un mundo con violencia o un mundo con amor?

La capacidad de amar de una persona, se desarrolla, en gran parte, durante las experiencias más tempranas, especialmente en el período que rodea al nacimiento. Y en el período “primal” que es el que va desde la concepción hasta el año de vida del bebé. EL AMOR MATERNAL ES EL PROTOTIPO DE TODAS LAS FACETAS DEL AMOR, esto quiere decir, que es mamá o quien ejerza el rol maternante quien imprimirá en el bebe cómo es el amor. Los relatos de la mayoría de las mujeres sobre lo que sucede hoy en día en los nacimientos están lejos de lo que en realidad necesitamos y deseamos que suceda. Están normalizadas un montón de prácticas invasivas que lejos de ayudar a las madres nos dejan incluso más vulnerables. Es importante tomar conciencia sobre esto, ya que este proceso dejará un registro, una huella en la psiquis de mamá y bebé para toda la vida.

Si nuestras experiencias en un hecho trascendental a nivel físico, mental, espiritual y que forma parte de nuestra sexualidad, como lo es el nacimiento de nuestros hijos, y nuestro nacimiento como madres está lleno de violencia, habremos plantado la semilla de la violencia en ambos.

Lema Semana mundial por un Parto Respetado 2020: "Mi decisión debe ser respetada" (incluso en pandemia)

Cada año se elige un lema, un tema específico para trabajar sobre eso. Para compartir la información acerca del Parto y Nacimiento Respetado. Este año el lema dice “Mi decisión debe ser respetada”

Claramente hace falta mucho más que la decisión de las mujeres para decir que tuvimos o no un “parto respetado” ya que parto respetado es la Absoluta Garantía de tus derechos. Y … Quien garantiza nuestros derechos?

El lema de este año me deja muchas preguntas…

Es necesario empezar a tomar conciencia…preguntarnos… ¿qué decido sobre mi cuerpo? ¿Desde qué lugar elijo? ¿Tengo toda la información necesaria para poder tomar una decisión? 

Todo esto y mucho más estaremos compartiendo el jueves 21 de mayo a las 18.00 en un video en vivo en Instagram con @cecisciarra

CONTACTO

Celular: 3329-469984
FB: La Casa de la Luna
IG: @cecisciarra

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.