Publicado el: 09/01/2020 12:28 Hs.

Presupuesto 2020: Gestos políticos y despilfarros proyectados en la gestión de Salazar

Con un presupuesto aprobado de 1.747.000 pesos, el análisis deja al descubierto las incongruencias políticas en las prioridades y políticas públicas: 8 millones de Publicidad a "piacere" casi 10 veces más de lo que planifican gastar en el mantenimiento anual del Cementerio local; el doble de las partidas previstas para atender la Emergencia Alimentaria del partido; secretarias con mayor presupuesto que el mantenimiento de toda la Red Vial del Partido; sub Secretarias que disponen para "Obras de Arte" el doble de lo previsto para reponer bienes en el Hospital. La capacidad técnica para planificar a su mínima expresión o errores forzados por la falta de tiempos.   

COMPARTE:

Por Roberto Borgo

En anteriores informes de Visión Regional habíamos narrado el proceso previo a las aprobaciones por parte de Concejo Deliberante del Presupuesto y Fiscal e Impositiva del Ejercicio 2020 del Municipio. Señalábamos los errores de consolidación que complicaron desde lo político al Bloque del Intendente Salazar y desde ahí para adelante nada bueno podíamos esperar.

No escapa San Pedro como la mayoría de los municipios al desapego a la "ley de leyes", como se denomina a la planificación anual. De fondo y en formas culmina en un intento de eludir los controles legislativos o esconder bajo la picardía tan común de la política argentina la total disponibilidad de fondos sin discutir la conveniencia de la aplicación a las verdaderas necesidades de los vecinos.

El presupuesto pasa sin pena ni gloria por el Deliberativo, parece eficiente aprobarlo antes de las vacaciones de los concejales. Sin discutirlo, sin enriquecerlo, de espaldas a la comunidad, podríamos culminar. Cuando se cree que las mayorías ayudan a darle celeridad a la gestión, es sólo si hay substancia, ideas y ganas de trabajar. Lo cual no se nota.
Como atenuante la compleja situación Nacional y Provincial en la faz económica hubiese resultado lógico lo planteado por el Secretario de Economía y Hacienda Fabián Rodríguez, de prorrogar el presupuesto y presentarlo una vez que el nivel de ingresos de las dos administraciones estuvieran claras. La decisión política fue hacia el puerto del apuro, la comodidad y el toqueteo de no idóneos en cuestiones básicas. 

El apuro expone a la gestión del Intendente Salazar a la peor critica: la disociación de la realidad de los vecinos con el esfuerzo de los recursos a cuidar el patrimonio de todos. Discursos vacíos que pretenden salvar lo bueno pero esconden años de vivir del estado como única finalidad de justificación en las sesiones.

Sobre el filo del tratamiento se adelantó la noticia que el año pasado mínimamente tendrá un déficit de 50 millones de pesos, casi a un año de la autocrítica de Salazar en la cual planteaba la cuestión económica como materia pendiente. 
Y nos encontramos con otra vez sopa. 

Se intenta mantener recursos propios, a costa del esfuerzo de los vecinos que ya han soportado todas las estocadas a sus bolsillos, desde lo político se reacciona con congelamientos que son para la tribuna. En frente los reclamos genuinos de vecinos que intentan sensibilizar al Ejecutivo y Concejales.

Con más de 1.700 millones de pesos estimados de presupuesto la mayoría de los indicadores no son buenos. La Inversión real directa será del 5.73% o sea el efecto en infraestructura de la totalidad del presupuesto está a un tercio casi del mejor año de Salazar 2017 con un 13%. Y a años luz del 2007 cuando fue un 32%. Los fondos afectados que generan la capacidad de inversión están contemplados ejecutar al 50 % de su nivel de ingresos. La reposición de bienes de uso es escasa y a pesar de haberla recompuesto con el crédito de adquisición de maquinarias para la red vial cuando se analiza los gastos de funcionamiento asignados nos encontramos con niveles de supervivencia en algunas áreas.

Sin ahondar en detalles técnicos que parecieran no importar, se puede sintetizar que existe un intento de priorizar el pago de salarios, garantizar un funcionamiento mínimo y esencial resignando obras y equipamiento. 

El año será seguramente difícil por la capacidad de ingresos y cumplimiento de las tasas por parte de los vecinos, más aun con goteos de ingresos a nivel provincial y nacional que van en el mismo sentido – atender el descalabro social y tratar de poner en marcha la actividad económica – y en este contexto lo peor es no pensar.

Declarar la emergencia alimentaria en el partido sin abordar la realidad con la enorme capacidad de estructura municipal para llegar, se transforma en acomodar un Director. Dotar a esa flamante Área de un presupuesto a la mitad de la que pretenden gastar en Publicidad es un chiste de mal gusto.

Podríamos disculpar la exaltación del ego y contarnos en los medios todo lo bueno de la gestión que seguramente veremos con casi 8 millones de pauta publicitaria, pero que eso represente 7 veces lo que planificamos gastar en bienes para el área de salud, o 10 veces más de todo el mantenimiento del Cementerio en el año, es un dislate personalista alejado del esfuerzo de todos los ciudadanos.

Que una Secretaría, la de Legal y Técnica, tenga un presupuesto igual a lo que se planifica para mantener toda la Red Vial del partido, y sí que hay para mantener, no quedando además claro si el Secretario ocupa varias secretarias, si es Concejal o Secretario plenipotenciario o Heredero.

Y es tan complicado contrastar el presupuesto aprobado contra el año anterior en sano juicio, pareciera que la inflación no afectó rubros de las reparticiones que después de un año logran gastar 40 % menos o no se confeccionaron siguiendo técnica alguna. 

Al inicio del segundo mandato los errores fluctuaron de un 60 % a un 40 % en los presupuestos cerrados. La cuestión económica sigue siendo una materia pendiente. Los resultados económicos a la corta o a la larga son financieros, la que no tomó nota hasta hora en San Pedro es la Política.

PARTE 1

PARTE 2

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios

Contenido Relacionado

Con los votos a favor del oficialismo y el voto en contra del bloque del Frente de Todos, el Concejo Deliberante aprobó por 12 a 6 el Presupuesto confeccionado por el Ejecutivo de Cecilio Salazar para el Ejercicio 2020. El video completo. 

El oficialismo acompañó el Presupuesto de Salazar para el 2020. Foto archivo Visión Regional

ABL tendrá un 39% de incremento el año próximo. En la era Salazar, en promedio aumentaron 550%, ganándole a la inflación positivamente en más 337%. Mientras tanto la cobrabilidad de la tasa se desmorona a un 48% en épocas de crisis, un 20% menos que la crisis política y económica que precedieron a su asunción.  

Foto ilustrativa

Servicios Sanitarios tendrá un 39 % el año próximo. Es la Tasa de mayor incremento en la era Salazar. La mínima aumentó 663% y llega a la sideral actualización de un 1822% para las propiedades de mayor valuación fiscal. Con un incremento de más de 422 % sobre la inflación, la tasa se sextuplicó desde el 2015. El incremento es proporcional a la performance de cobrabilidad que se hunde a un 45%, transformándola en la peor del Municipio. Al inicio de la gestión era la de mejor cobrabilidad con un promedio del 77%. 

Foto ilustrativa

Las tasas que gravan la actividad comercial y económica no escapan a los aumentos generales. A cinco años, el común del comercio y otros rubros han verificado aumentos que superaran el 600%. Los beneficiados han sido las Areneras, que representan la actividad de menor presión fiscal de la gestión, y el Canal Mayorista que recibió un 50% de reducción sobre facturación. Sin embargo, en el sector mayorista muy pocos culminarían recibiendo este regalo: la desactualización de los topes a mismos niveles del 2015, afectará a empresas medianas significando un 25% de ampliación de base tributaria por Ingresos Brutos Directos por efecto de la Inflación.

Las areneras, el sector con menor presión tributaria. Foto gentileza CanalWeb