Publicado el: 24/05/2020 19:22 Hs.

Opinión: Triunfo de la memoria

Por Omar Marsili, Escritor sampedrino

COMPARTE:

Del síndrome de la caverna a las calles, apenas un paso entre la casa y el regreso a los hábitos del afuera, que parece no será el afuera de antes.

Temores al contagio, una desocupación muy elevada, los bolsillos flacos frente a precios gordos, todos deseosos de vender a millones de compradores sin capacidad de compra. Todos los pueblos del mundo saldrán más pobres, las grandes fortunas con los bolsillos inflados y ahí es donde reside la gran diferencia.

El primer mundo, desde que terminó la segunda guerra, se acostumbró a la economía de bienestar, tuvieron la crisis del 2008 pero fue un sacudón comparada con las nuestras. Vienen con políticas de ajuste, pero aún conservan un status que les permite soñarse clase media toda la vida; en cambio, los argentinos, saltamos de creída clase media, a confesa clase sufrida ,cuando apareció una crisis asiática o turca o zamba o tequila.

Sí, hemos sobrevivido, y otra vez cantaremos el viejo “volver con la frente marchita”, a pelear el mango, habrá que reinventar el canje y su versión bien nacional del club del trueque, las ollas populares, un país entero repitiendo la historia. Y rememorando. Los milicos con toda su prepotencia y la inauguración del neoliberalismo -ese verso de los conservadores de hacer lo mismo con otro nombre- que nos adoctrinaron a vivir con feriados bancarios y privatizaciones, o destruir empresas como la IME, fabricante del Rastrojero, o YPF, manejada por Shell, Esso y otro par de malandras que fundieron al gran símbolo argentino en beneficio de sus propias empresas.

Esos mismos delincuentes que extranjerizaron todo lo que pudieron, por allá en el '82, nos llevan a la gran gesta nacionalista: recuperar Malvinas. ¿Puede un grupo que regalo el patrimonio nacional estar interesado en Malvinas?: Ciertamente no. Es incompatible con su mente entreguista y traidora de los principios de patria, y mucho menos, del grueso de la población del país. Otra vez los herederos de los beneficiarios por los planes oligarcas de Rivadavia y Roca volvían a sacar ventajas y acumular sus fortunas. Se perdió la guerra y recuperamos la democracia. Juicio a los milicos, y por distintas cuestiones, zafaron todos los economistas y los favorecidos por las actuaciones durante la dictadura, es más, se armó la gran socialización en partes iguales para cada habitante de la deuda de cien empresas.

Si. Los argentinos sin resto, con sudor y sacrificio, afrontamos las deudas de quienes podían pagar esas deudas varias veces sin esfuerzo. Y el pueblo argentino siguió poniendo el alma, el lomo y atravesando crisis. Ningún bichito podrá destruir la creatividad de un pueblo que generó fenómenos universales como las madres y abuelas de la plaza, el juicio a la dictadura militar, “el ni una menos”.

El mundo necesita recetas para salir de esta trampa económica, las recetas de nuestro pueblo, necesita solidaridad, esa vieja que se muere en el mediterráneo todos los días. ES IMPRESCINDIBLE UN FRENTE MUNDIAL PROGRESISTA y Argentina puede aportar mucho por su experiencia en crisis.

Nuestro país tiene una crisis cada 3 o 4 años generada por una minoría que maneja la economía, fuga capitales, evade impuestos, etc. Los paraísos fiscales tienen fortunas de todos los funcionarios de Macri. Sin dudas, argentina es el país más preparado para un modelo económico pos corona.

* Por Omar Marsili, Autor de "El Maratonista", "El paraiso sobre tus zapatos" y "La deuda el principe y los panurgos"

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios