Publicado el: 18/10/2020 09:23 Hs.

Opinión: Las dos caras de una moneda

* Por Omar Marsili, escritor sampedrino, autor de "El paraíso sobre tus zapatos", El Maratonista” y “La deuda, el príncipe y los panurgos”

COMPARTE:

Un empresario mata a su mujer por diferencias de pareja en un acto pasional, en cambio, el hombre pueblo la mata por asesino. No se entiende porque el empresario está incapacitado para el rotulo de asesino.

La meritocracia permite que el niño del rico vaya a la escuela y el del pobre a trabajar. Los noticieros informan el precio del dólar ilegal con la misma vehemencia que critica la inseguridad jurídica. El mundo libre guarda miles de presos políticos y libertos condicionales que no pueden decir ni hacer, y muchas veces, ni oír.

Robar un celular, delito, mientras que ocultar fortunas, de dudoso origen en infiernos fiscales, es un acto de viveza. ¿Los economistas sabrán que el pobre gasta la mitad de sus ingresos totales en impuestos y el rico apenas un porcentaje de las ganancias, nunca de los ingresos totales?. El uno por ciento de los ricos en el mundo acumula el doble de las riquezas de 6.900 millones de personas que esperan el derrame. Los Dioses toleran por igual el ayuno voluntario del millonario que el ayuno involuntario del pobre. Equitativa la estadística distribuye en partes iguales las miserias humanas. ¿Será que la moneda tiene infinitas caras como las supuestas verdades?.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.