Publicado el: 27/07/2020 14:32 Hs.

Opinión: Inseguridad

* Por Omar Marsii, Escritor sampedrino, autor de “"El paraíso sobre tus zapatos", El Maratonista” y “La deuda, el príncipe y los panurgos”.

COMPARTE:

La inseguridad se ha convertido, o vuelve a ser, tema publicitario de periodistas y políticos. Horas y horas de asaltos por un celular, una cartera y hasta una bandeja de comida. No podemos olvidar los cincuenta silos bolsas rotos por vándalos, que no eran vándalos, sino simple ajustes de cuenta entre acreedores estafados y perjudicados estafadores.

Ante estos hechos, se sugiere la necesidad de portar armas y hasta ejercer el derecho divino de justicia por mano propia. En estas circunstancias, y sin ánimo de jugarla de Juez, propongo un juego mental. Toda la campaña del miedo se basa en defender al robado, y sobre todo, el sagrado principio de la propiedad privada. O sea, el que las hace la paga, el que roba debe ser castigado y debe restituir lo tomado de mala fe por las buenas, y si es necesario, con sangre y hasta con la vida.

Después de pasear por todos los canales, y con el único tema de la inseguridad planteado y defendido, me quedo pensando como hacen los periodistas, y el público, para tener posiciones tan distintas ante hechos delictivos idénticos. Estamos hablando de robo, o tomar lo ajeno, sin pagar su precio. Estamos diciendo que para proteger la propiedad privada “parece correcto” matar al ladrón, y cuando un grupo de estafadores, deja de pagarle la cosecha a miles de chacareros, y se burla de los bancos que le prestaron plata, se sale a defenderlo en nombre de la propiedad privada, como si la cosecha del chacarero no fuese propiedad privada y la del banco no fuese plata de miles de pequeños depositantes, casualmente, propiedad privada.

Es cierto que pensar duele, pero no deja de ser entretenido y hasta saludable. Que tal, si hacemos el ejercicio de relacionar el árbol con la fruta, situaciones parecidas entre sí, para encontrar respuestas propias, ajenas a las que nos ofrecen, servidas y cocinadas, gente con intereses totalmente antagónicas a los intereses de los pueblos.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios