Publicado el 10/01/2021 10:31 Hs.

La columna de Eduardo "Potro" Muñoz: fútbol y algo más - Hoy: José "Mochongo" Varela, exfutbolista y Árbitro

* Por Eduardo Muñoz. El "Potro" nos trae su columna semanal. Hoy, José "Mochongo" Varela, exfutbolista y Árbitro.

Mochongo Varela
Mochongo y su nueva pasión, el arbitraje
Junto a Gerardo Biain en La Esperanza
La Esperanza
Mitre
Las Palmeras
La Esperanza
La Esperanza en el regional del '97

José "Mochongo" Varela: Tuve la suerte de tenerlo como jugador, bajo para el puesto de arquero. Muy intuitivo, de buenos reflejos bajo los tres palos. Te daba confianza constantemente, sacaba balones imposibles. Ejemplo de lucha y superación, pero sobre todo, gran ser humano, muy solidario dentro y fuera del campo de juego, buen compañero con los suyos y los rivales. Merecido reconocimiento a su constancia y dedicación. Un gran personaje por lo cordial y humilde. Ese es el gran "MOCHONGO", como lo conoce todo el mundo, muchos, quizás ni saben su apellido: Varela. Fue en mi baúl de los recuerdos.

Las 19 preguntas del Covid-19, reportaje de cuarentena

1- Nombre y apellido

José  Ismael  Varela 

2- Fecha de nacimiento

13 de noviembre de 1967

3- Porque tu deporte?

En la barrita del barrio todos jugaban al fútbol y me invitaron.

4- Quien influyó para tu deporte?.

Mi abuelo Victorio fue quien me inspiró a este deporte, ya que me hizo ver al "Loco" Gatti atajando en la nieve, en  una gira de la selección por Rusia, pero falleció cuando yo tenía 10 años y no logró verme en  una cancha. De todas maneras, un sentimiento interno despertó una pasión por el fútbol sin que nadie me lo inculcara.

5- Etapas en tu deporte?

Bueno, comencé a los 8/9 años jugando con mis amigos, en el año '78 un amigo de la familia, (Julio Cheillada, reconocido boxeador ya fallecido) y 2 años mayor  que  yo, me ve atajando y me invita a ir a probarme a La Eesperanza, que  estaba iniciando  sus  inferiores con su reciente llegada a San Pedro. Luego, en  la  escuela, unos  amigos me invitan a jugar en el Baby fútbol para Villa Igoillo. En La Esperanza, si bien había gran cantidad de chicos, llevó 2 años conformar un equipo competitivo, terminando a los 18 años mis inferiores a la  altura y nivel de las históricas formativas de Independencia, Paraná y Banfield. 

6- Siempre recordamos quien nos impulsó a jugar, en tu caso quien fue?.

Al día de hoy me pregunto: ¿Que me movió a esto?, ya que no hay antecedentes de apasionados por el fútbol en la familia.

7- Que te falta para llegar al más alto nivel? 

En una autocrítica personal, haber logrado superar con creces lo que me propuse. No  me considero un arquero indiscutido, pero supe tapar mis carencias convirtiéndome en un  arquero popular, con cosas que me di cuenta que le gustaban a los chicos, por eso, cuando decidí ser árbitro, empecé en el infantil donde jugué, me divertí y aprendí con los chicos, sintiéndome uno más de ellos. 

8- Recordamos siempre a compañeros o amigos compinches.

Este deporte me dejó una inmensa cantidad de amigos, compañeros y conocidos, con quienes tropiezo a menudo en el pueblo y el vínculo sigue intacto, sería injusto, y voy a ser injusto, al nombrar a alguien en especial, como saben los que practican este deporte, se tienen picos altos y bajos de rendimiento, cuando sucedió el pico bajo por un mal momento, dos personas insistieron y confiaron en mi, sacándome del pozo, ellos fueron: Miguel Ángel Oilher (Makina) y Oscar Frutos (Grencha) llevándome a cuanto lugar picara una pelota y así me volvieron a levantar para hacer lo que más me gustaba.

9- Te gustaría que tus hijos sigan tu camino?.

Si, me encantaría pero nunca obligué, dejé que cada uno eligiera el suyo e iniciará su propio camino, en casa hay dos rugbiers, un nadador, dos futbolistas aficionados y una jugadora de hockey; ahora poniendo todas mis esperanzas en mis nietos, ya hay una futbolista en El Porvenir.

10- Tienes alguna relación con el Entrevistador?.

Si, por supuesto, cuando tenía 19 años, en un entrenamiento en Banfield, me vio jugando; era el técnico y me convocó para pertenecer al plantel de el "Taladro", donde me dio una chance de jugar, siendo suplente del gran Pedro Ortiz, luego me daría una segunda oportunidad como titular en Las Palmeras, allí los conocimos mejor y entablamos una amistad.

11- Que opinas que hagan una entrevista de tu pasado deportivo?

Si, porque en el balance de alegrías y tristezas veo que fui un niño, un adulto y un hombre feliz.

12- Tu opinión, porque dicen que el segundo no lo recuerda nadie?.

El técnico con el cual compartí más tiempo, me enseñó (y le costó) a disfrutar del momentos y de jugar. Dicho esto, el valor de salir segundo es haber dejado todo para salir primero, y al no haber podido hacerlo, significo que el rival fue superior y mejor. Ejemplo: salir campeón con LA ESPERANZA en el año 96 derrotando a INDEPENDENCIA, que fue segundo, enalteció nuestro campeonato, enalteció lo nuestro, ya que derrotamos a un multicampeon. En resumen, se necesitan más de dos para que exista un primero.

13- HINCHA de que equipo sos a nivel nacional y local ?.

Simpatizante de Club Atlético Boca Juniors, y en mi niñez, por mi puesto, mi ídolo fue Gatti, y por  ser contemporáneo y haber visto  fútbol desde el año '78, la máxima  expresión de este deporte, fue y será, el señor DIEGO ARMANDO MARADONA.

14- Te gusta el VAR O el BAR.?

El BAR me gusta para compartir un trago con amigos (aunque no soy tan concurrente) y el VAR es una buena herramienta, a veces mal utilizada. En Sudamérica es tan extremadamente emocional que se va a pedir el VAR hasta para los laterales y así se desvirtúa el juego. 

15- Que opinas que se de una Materia FÚTBOL en las escuelas y porqué ?

Si, me gustaría que funcionara como complemento de la educación, ejemplo: becas universitarias en Estados Unidos, sería un incentivo para los chicos.

16- En tu familia hubo o hay deportistas?.

No, como ya comenté anteriormente carezco de ascendencia o descendencia futbolística.

17- Alguna injusticia o no de tu deporte?.

La injusticia en el futbol hoy, es la cantidad de jugadores de proyección que se pierden por el camino, debido a las carencias económicas y de medios para sostenerse en el tiempo, lo demás, son situaciones de juego.

18- Anécdotas contables al público?.

Un domingo por la mañana, trabajando en mi casa, llega el  señor Pablo Noat a buscarme para ir al predio que hoy es la cancha, para que lo ayudara a plantar los arcos, allí nos encontramos con otro jugador del club, Antonio "Papa" Gómez, y plantamos los arcos, los mismos que nos verían campeones en el año 96.

19- Deseas agregar algo más?   

Como siempre digo y agradezco, ese afecto que recibo, siento que es el que debo devolver, esta nota es importante no solo para mi, si no también para mi familia que la comparte conmigo, seguramente quedan muchas cosas más para contar.

La yapa: La pregunta del millón, por que Mochongo?.

Corría el año '67 y mi madre anunciaba su embarazo, la felicidad de mi padre, abuelos y tíos se hizo sentir, entonces comienza a surgir el apodo cuando mi abuelo  VICTORIO DEBOGLIO, llegado de cada reparto de pescado, tocaba la pancita de mi madre, TERESA, y decía: ¿cómo está mi Mochonguito?, fue una de las tantas ocurrencias del "Nono" que perduraron en el tiempo. 

Luego de la separación de mis padres, dejo el barrio de La Cruz para ir a Buenos Aires, pero el trabajo de una madre con un niño se hacía complicado, así que vuelvo a San Pedro, pero esta vez al Barrio Los Aromos. De repente, aquellas visitas quincenales se transformaron en mensuales, hasta que un día no llegó más, tenía 5 años.

El comienzo del colegio iba a generar nuevos apodos, pero yo me aferré al de MOCHONGO(casi imponiéndolo) y llegando a ser más importante que mi nombre de pila, era lo más cercano a mi madre que tenía, es que ese niño creía que conservando el apodo mi mamá me encontraría más fácil. 

Luego llegó el fútbol, EL VERDE..., la chance de saber para que estaba y hacerme más conocido. Pasan 26 años y mis hijos me preguntaban donde estaba su abuela TERESA, y me impulsan a la búsqueda, que siempre estuvo pero que las necesidades y compromisos no dejaban concretar. Con pocas pistas llego a un canal que busca gente pero sin resultado alguno.

Un día del año '97, llega a mi casa una señora que busca a su hijo, sin saber la dirección y con una única referencia, la torre telefónica. El remisero Miguel Rodríguez (el Negro), con quien habíamos trabajado juntos en Celulosa Jujuy, le dice: ¿usted va a lo Varela?, Es la mamá de MOCHONGO!!!. Si, contestó mi madre...

Aquella corazonada de aquel chiquito dio sus frutos, y logré completar aquel árbol genealógico que mis hijos traían del jardín, logré completar mi vida.

AGRADECIMIENTOS 

Arranco por mis raíces, abuelos VICTORIO, FELISA MAIDANA, importantísimos en mi vida con valores altísimos. Los consejos de mi padre, JOSE DOMINGO, y la complicidad de mis tíos: CACHO (OSCAR VARELA) Y NACHA (GRACIELA DEBOGLIO). En el VERDE, Beto Cámpora, Cejas, Pablo Noat, Ullúa, padre e hijo, "Quelo" Gutiérrez y toda la familia de LA ESPERANZA, compuesta por las esposas de los dirigentes que siempre colmaron las necesidades de los chicos.

Y para vos Miguel Bonda, un párrafo aparte, porque fuiste el que puso la cara cuando formé parte del combinado infantil; hoy es por nota el permiso, en aquellos días era cara a cara y la palabra valía, después aguantándome los errores de aprendizaje y disfrutando mis aciertos, jamás me hiciste sentir solo y construiste los cimientos de mi formación como jugador.

Agradecido a todo aquel que compartió una cancha conmigo, no me refiero solamente a mi equipo, si no también a los rivales.

Muchas gracias, Eduardo, por esta oportunidad y te deseo el mayor de los éxitos en tu emprendimiento. Todo mi aprecio y respeto hacia vos!.

Municipio(s)
Sección